Tras el éxito cosechado en su formato en instagram, hemos considerado que debíamos postear el #blessreto en el blog sobre todo para los que queréis compartirlo con gente que no está por el mundo instagramero.

Porque hay una diferencia entre el enamoramiento y el amor, y es que durante la primera fase todo fluye y cuando esta se acaba, las muestras de amor cuestan más. No es tan horrible como parece. El amor maduro (el de verdad) es fruto de una decisión de la voluntad, es más libre. Mientras que el enamoramiento nace de la fascinación del momento.  Es como esos zapatos de 20 cm de tacón, que te compraste en un arrebato de rebajas, que te has puesto una vez y te costaron riñón y medio… ¡y se pasaron de moda en un verano! Frente a esos vaqueros que fuiste a ver mil veces a la tienda, ahorraste para comprarlos, son lo más cómodo del mundo, te hacen guapa y especial y no podrías vivir sin ellos aunque los tengas muy vistos.

Por eso os proponemos un reto para ejercitarse en el arte del amor del bueno.

REGLAS:

  1. Durante una semana nos haremos el uno al otro 10 regalos NO materiales. Por ejemplo, preparar un zumito de naranja para el desayuno, dar un masaje de pies (si tu marido es fisio, se me ocurre), dejar una nota romántica en el espejo del baño para que el otro la lea al despertar, acordarte de hacer eso que te pidió en 1995…).
  2. No podremos decir cuándo estamos haciendo el regalo. No lo anunciaremos. Simplemente lo haremos.
  3. Y apuntaremos cuando creemos que el regalo nos lo han hecho a nosotros.
  4. Al final de la semana nos sentaremos para contarnos el uno al otro cuales han sido nuestros 10 regalos.

Sorprenderos con el hecho de que lo más importante de la semana no ha sido preparar o recibir los regalos si no la actitud que cambia todo por completo. Es bonito cuando el otro identifica como regalos cosas que tú haces solo porque sí.

¡Disfrutadlo, compartir y contadnos!