Escucharles es ver a una familia que se ha dejado hacer. Que transmite luz. Marta y Jesús recibieron la llamada a la vocación de la adopción y desde entonces han empezado a VIVIR una aventura. Una que no ha hecho más que empezar. Dios tenía preparado algo para ellos que no se esperaban y que iba a superar todas sus expectativas.