Pasarte una mañana entera abriendo puertas y talleres y conociendo a gente y descubriendo cosas. Y salir de allí sintiendo que ya son tu familia y que no quieres irte. Cómo puede ser que hagan tantísimas cosas, ¡si son un imperio! Que tiemble Amazon. Me han hecho darme cuenta de lo importante que es que yo cambie mi mirada. Porque soy yo la que les hago discapacitados cuando solo soy capaz de ver sus limitaciones. El mundo necesita que yo aprenda todos los días a mirar lo bueno, y entonces será bueno.

Este vídeo es una pequeña muestra que se queda muy corta, pero os invito a entrar en su mundo, a disfrutar con su felicidad y su profesionalidad y a descubrir cómo se puede luchar realmente por la integración y la dignidad de las personas.