Hoy os queríamos hablar de un tema muy comentado entre los foros de padres.. cómo dormir a los hijos.

Hay mucha teorías y libros escritos al respecto y aunque me he leído un par, totalmente contrarios por cierto, como no soy experta en el tema no me voy a centrar en esto. Solo os voy a contar ciertas cosas que nos han funcionado con Nuño por si queréis probarlas y funcionan con los vuestros también.

1. Lo primero y más valioso ha sido crear una rutina para irse a la cama que sea siempre igual. La nuestra es: “lavado de dientes” (lo pongo entre comillas porque de momento es más un morder el cepillo que otra cosa) y ya en la cama rezar delante de la imagen de la Virgen (para eso os pueden ayudar nuestras laminas), leer siempre el mismo cuento y ya con la luz apagada le damos el bibe. Así puede identificar que es hora de dormir y romper suavemente con el modo loco en que a veces adquieren al llegar el final del día.

2. ¿Habéis oído hablar del poder del ruido blanco? En nuestro caso funciona. Nuño se duerme desde bastante bebé con ruido de lluvia que nos descargamos de YouTube.

La teoría dice que estos ruidos les recuerdan a los oídos en el útero y les relajan. Bueno, no se si es así, pero con el nuestro funciona.

3. Sentirse acompañado. En nuestro caso Nuño no ha necesitado luces quitamiedos, pero si le gusta sentirnos cerca. Para eso le acariciamos la espalda en círculos que poco a poco van bajando de ritmo a medida que se va durmiendo.

Y con estos sencillos tips, la hora de dormir se nos ha hecho más fácil. No son infalibles, pero nos sirven en la mayoría de los casos.

Como sabéis, cada niño es un mundo y lo que le sirve a uno puede no funcionar para nada con otro, pero a lo mejor algunos son universales 😉 ¡ya nos decís cuales son las estrategias que os han funcionado a vosotros, compartidnos!!